Como portavoz de EA, Rafael Larreina insiste en que ellos siguen en la línea de impulsar el liderazgo de las fuerzas soberanistas. Y asegura que no encuentra razones lógicas para la ruptura de conversaciones a no ser un giro político de PNV hacia PSE.  Elena Ferreira /DEIA Gasteiz

¿Es cierto que siguen sentados en la mesa de negociación?

Pues sí porque la voluntad de Eusko Alkartasuna ha sido desde el principio, llegar a un acuerdo en unos ámbitos y sobre todo, en una apuesta política. Y seguimos estando en la misma línea de impulsar el liderazgo en las fuerzas soberanistas, comprometidas en unos derechos humanos en todas las instituciones vascas.

Si ambas partes querían el pacto… ¿no se ha podido, sabido ó no se ha querido?

No lo sé. Yo tenía la impresión, el martes por la noche de que estábamos muy próximos al acuerdo. Creía que era cuestión de horas. Por eso mostraba públicamente mi sorpresa y desazón porque no encontraba razón para dar por finalizadas así las negociaciones. Creo que si realmente había voluntad de buscar un acuerdo satisfactorio, sobre todo para la sociedad, se podría haber parado el reloj durante unas horas. Donde todos tenemos que hacer esfuerzos por sumar fuerzas es en impulsar el liderazgo de las fuerzas soberanistas.

¿Mantienen que ha sido el PNV quien de forma “radical y no consensuada” interrumpió la conversación?

Pues sí. EA recibió un fax, no lo envió. Incluso no se ha contestado a nuestras llamadas.

¿Cuál cree que ha sido la razón?

Prefiero no entrar en juicios de intenciones. Ponerse a decir lo que supuestamente piensa el otro, no añade nada y genera nuevos obstáculos que no llevan a ningún sitio.

¿Barajan que la razón de la ruptura pueda estar en que el PNV tiene ya más interés en llegar a acuerdos con el PSE?

Ese análisis lo hace mucha gente de EA y de fuera de EA. Como partido no queremos entrar en esa cuestión, lo que sí que quiero señalar es que no encuentro razones lógicas a no ser que existan argumentos de ese tipo como que se esté preparando un giro político diferente. Y muchos piensan así porque hay una experiencia anterior.

Luego…¿ no es descartable?

No, pero creo que más que profundizar en ese tema, hay que señalar la necesidad de que se dé un compromiso claro con esa apuesta política de fondo, de profundización en el autogobierno, en clave de reconocimiento del derecho de autodeterminación.

¿No va a dañar esto a la propuesta de convivencia del lehendakari que requiere una base amplia y sólida para su desarrollo?

No tiene por qué si todos mantenemos la misma posición. Y de cara a la sociedad, ahora tenemos el reto de sumar fuerzas, de cada uno aportar las que tiene detrás. Y aquí el compromiso de EA es clarísimo, no tenemos ni una sola duda. Es nuestra vía de avance en el autogobierno.

¿Hay alguna posibilidad de que EA, antes de las elecciones, se coaligue con otro partido?

Ahora mismo, no tenemos encima de la mesa ninguna otra opción. Nuestro compromiso ahora es claro de preparar la campaña electoral y de seguir completando nuestras listas electorales.

¿Ha habido algún contacto entre EA y PNV después de que se dieron a conocer los comunicados?

No, no ha habido ningún contacto. Yo llamé, varias veces, al PNV antes de recibir el fax y después, que no han tenido contestación. También hubo una llamada, tras conocer la ruptura, de Begoña Errazti a Xabier Arzalluz, que tampoco se pudo materializar. A ambos les están animando a realizar un último esfuerzo… Una de esas voces es la nuestra. Nosotros dijimos claramente que estábamos en el último momento de la negociación y que había que ultimarla.Y lo que hemos demandado es que no hemos encontrado respuesta ni a nuestro esfuerzo en la cuestión del ámbito, ni en la idea de reeditar el acuerdo de hace cuatro años, con las actualizaciones lógicas. A esas dos preguntas, no nos han respondido.

¿Qué impresión tiene? ¿Habrá un tercer intento?

Yo lo veo, de momento, parece ser que difícil.

¿El lehendakari se ha puesto en contacto con EA después del comunicado?

Sé que ha habido contactos telefónicos, seguro. Y respecto a encuentros con el consejero Joseba Azkarraga, es posible que también se hayan dado.

¿Puede ser éste el hilo conductor?

No lo sé, de momento no ha tenido ninguna virtualidad. Es más, las últimas declaraciones del lehendakari no eran muy optimistas en esa línea. Sí que hablaba de la necesidad, como hablamos todos. Pero a mí me ha dado la impresión de que se ha dado por vencido.

Se le ve cansado…

Aparte del trote de estos días, pues también por la desazón porque la apuesta era seria y muy convencida. Y de hecho, una muestra de eso es el esfuerzo que hemos hecho: hemos apostado hasta el extremo de que en algunas posiciones que creíamos que debían ser de otra forma, hemos cedido por responsabilidad. Las hemos trabajado con nuestra gente para convencerles de que se debía ir en coalición. Y por contra, no hemos encontrado reciprocidad en otros temas.

¿En qué temas?

Ha habido una actitud de unilateralidad continuamente. O lo tomas ó lo dejas. Y eso no es una negociación sino una imposición. Hablar de interés del país y confundirlo con el interés propio, no ayuda a avanzar. Nosotros, por ejemplo en el caso de Gipuzkoa, hemos hecho un esfuerzo y pasamos de nuestra propuesta que estaba en el 74% de la población al 95% en los últimos nueve días. Y en Bizkaia y Araba hablábamos del 91% y 97% de lo que proponía el PNV.

Por lo tanto, si alguien dice que no hay globalidad en estos planteamientos, ¿qué es lo que quiere? ¿A quién beneficia que PNV y EA no vayan juntos?

No lo sé si beneficia o no a los partidos constitucionalistas. Lo que sí que sé es que el reto que tendremos que afrontar los dos, si no logramos reconducir esta situación, es trabajar para que la suma de los votos de esos dos partidos supere la cifra de entonces. Lo que no se debe hacer es utilizar este elemento como de agresión partidista y tampoco se puede dar por hecho que esto da ventaja a los adversarios políticos.

¿Qué lectura espera que haga el electorado nacionalista si finalmente, como dice, no se reconduce el asunto?

Después de la desilusión que tenemos todos los que poseemos un sentimiento de identidad nacional vasco, lo que hay que decirles es que hay que seguir trabajando para impulsar a las fuerzas soberanistas. Quizá lo que tengan que hacer es un mayor ejercicio de libertad, eligiendo. Pero para la apuesta política de fondo, merece la pena ese esfuerzo de elegir. Lo que no podemos caer es en el pesimismo, ni los dirigentes de los dos partidos, ni tampoco la ciudadanía vasca.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies