Ni rebajas ni euforia. EA afronta la nueva etapa del Gobierno Zapatero con prudencia y firme en su compromiso con la propuesta de nuevo Estatuto.  Ni rebajas ni euforia. EA afronta la nueva etapa del Gobierno Zapatero con prudencia y firme en su compromiso con la propuesta de nuevo Estatuto. Su secretario de Organización, Rafael Larreina, reconoce que “hay otro talante” tras el 14-M pero advierte del “café para todos”. El PSOE se enfrenta al reto de la reforma del Estado, señala, y en ese reto no cabe la postura del PSE, al que reclama que participe en el debate parlamentario sobre la iniciativa del Gobierno vasco. Prefiere no adelantar acontecimientos, aunque no duda en reclamar coherencia a un presidente que ya ha prometido que respetará “lo que se apruebe en el Parlamento catalán”. Porque Larreina está convencido de que la solución al conflicto vasco pasa por un nuevo andamiaje jurídico-político sustentado en bases nacionalistas. Y eso es lo que contesta a las “muchas cabezas” del PNV –también del PSE– en las que “la época Ardanza sigue planeando”.

MIREN IBÁÑEZ Gasteiz

Desde el moderado optimismo del lehendakari ante el nuevo Gobierno del PSOE al escepticismo de la vicelehendakari, ¿en qué posición se encuentra EA?

Hay una realidad innegable: el ambiente ha cambiado. La palabra mágica ahora es el talante, hay otro talante. Y hay otro elemento positivo, el clima de crispación se ha relajado muchísimo. Es un avance también importante el que no haya mayoría absoluta, las mayorías absolutas tienen mucha facilidad para degenerar en subversiones de la democracia. A partir de ahí, EA lo que hace es esperar. Queremos hechos. Y ahora el PSOE tiene el reto de demostrar que realmente está dispuesto a seguir el mandato de la sociedad que ha pedido un cambio.

¿Y en qué consiste ese reto?

Acabar con la política de recorte de libertades y reconocer la realidad política de un Estado plurinacional. Una posibilidad es que se aplique la filosofía del café para todos, de la LOAPA. Eso sería un gran error. Un político responsable no puede ignorar la realidad: estamos en un Estado plurinacional que por su propia definición es un Estado asimétrico. El reto que tiene el PSOE es abordar esa reforma de las estructuras del Estado de forma natural, impulsando un Estado sostenible que se tiene que sustentar sobre la realidad de cada parte. Si no, estaremos construyendo un sistema inestable y poco democrático. La igualdad sólo es posible cuando se respeta lo diferente.

Manuel Chaves, presidente del PSOE, rechaza ese Estado asimétrico y el presidente del Gobierno ha dicho que sólo ofrece al lehendakari, por el momento, negociación sobre las transferencias pendientes.

No encaja demasiado con ese reto que plantea. Por eso hay que esperar, pero lo decimos también con cierto escepticismo. Pensamos que esas posiciones pueden cambiar. El problema que tiene el PSOE es que está imbuido de lo que yo denomino el fundamentalismo constitucional, que les lleva a hablar de la Constitución y a negarla continuamente. Y, al igual que el del Gobierno Aznar, está sustentado en un nacionalismo español que excluye cualquier otra posibilidad. El PSOE tiene que dilucidar si va a seguir en un modelo antiguo, de concepción del Estado instalado en un nacionalismo del siglo XIX, o quiere avanzar en los modelos políticos que van a ser la realidad en el siglo XXI, basados en el reconocimiento de la pluralidad y del derecho que tiene cada ciudadano a vivir su propio sentimiento de identidad nacional sin que eso sea excluyente ni exclusivo.

¿Pero las declaraciones de Zapatero no son bastante desalentadoras para una propuesta de nuevo Estatuto que tiene que pasar el filtro de las Cortes?

Muchas veces el discurso, según dónde se emita o hacia quién se emita, puede ser de una forma o de otra. Yo confío en la responsabilidad del señor Zapatero. Confío en que pueda convertirse en un hombre de Estado y para eso tendrá que solucionar ese dilema que tiene.

¿Entraría EA en el debate que plantea el PSE, dejando a un lado la propuesta del Gobierno vasco para debatir sobre la base del Estatuto de Gernika?

El PSE hace trampa con ese planteamiento. Que pongan ellos el Estatuto de Gernika encima de la mesa si es su modelo. Lo que no se puede hacer es restar la legitimidad de cualquier Gobierno para proponer una reforma del marco jurídico-político. Y hay algo mucho más preocupante, que el PSE pretende ignorar la voluntad expresada en las urnas por la ciudadanía. Estamos cumpliendo un mandato electoral, igual de digno de elogio y aplauso que que el señor Zapatero, a las 24 horas de tomar posesión, diga que va a cumplir una promesa electoral y retire las tropas de Irak. Por cierto, que el PSOE tiene menos porcentaje de votos en el Estado que el Gobierno tripartito en el País Vasco.

Sí pero en estas circunstancias, y perdone que insista,no parece que el nuevo Estatuto vaya a contar con el respaldo de las Cortes…

Habrá que ver. Primero habrá que ver si logramos los 38 votos que necesitamos en el Parlamento Vasco. Si la sociedad da su respaldo a esa propuesta, el PSOE tiene ante sí un reto y la prueba del nueve de su coherencia. El señor Zapatero ha prometido que iba a respetar lo que se apruebe en el Parlamento catalán, ¿va a respetar también lo que se apruebe en el Parlamento Vasco? Porque si no, estamos en imposición, en la perpetuación del conflicto político, que sólo se resuelve a través de procedimientos estrictamente democráticos.

¿Cómo ve EA este cruce de invitaciones al diálogo entre PNV y PSE, intentando acercamientos parece?

Pensamos que hay movimientos dentro del PNV y del PSE para buscar escenarios del pasado. La época Ardanza sigue planeando en el escenario vasco y en muchas cabezas del PNV y del PSE. Nos parece legítimo y lo respetamos si así lo acuerdan los dos partidos, pero es un error. Hay que abordar un nuevo marco jurídico-político y si queremos que sea la solución para el principal problema que tiene este país, que es la normalización política y la pacificación, tiene que estar impulsado por fuerzas abertzales. Esto no excluye a las no abertzales, estamos impulsándolo precisamente con EB-IU. A EA le gustaría impulsar el modelo del Gobierno catalán, un modelo transversal, que reconozca la realidad nacional de Euskal Herria, y de progreso; pero para eso, hoy por hoy, el PSE no está en las coordenadas del PSC, aunque hay personas que lo están y nos gustaría que tuvieran mayor peso político. Porque ese modelo sí que ofrece soluciones de futuro para los principales problemas de este país.

¿Y no facilitaría un movimiento en ese sentido del PSE que PNV y EA moderaran sus aspiraciones soberanistas?

Creo que no. Lo que se exige en política es la claridad. Si algo caracteriza a EA es que es un partido claro, no utilizamos la ambigüedad. El problema no es rebajar discursos o aspiraciones, lo que hay que hacer es tener claridad en las posiciones y luego acordar nuevos marcos, marcos pegados a la realidad social. EA lo que no puede hacer es dar la espalda a sus electores. El problema no es que EA pueda tener un discurso independentista. ERC también tiene un discurso radical independentista y, sin embargo, tiene responsabilidades de gobierno con el PSC. ¿Por qué? Porque cada uno sabe lo que es, se respetan. Aquí se podría hacer lo mismo. Pero para eso es importante un nuevo marco jurídico-político.

No se cansaron de repetir en campaña que EA sería el garante de la propuesta de nuevo Estatuto ante su temor a la inclinación que pudiera tener el PNV de rebajar la iniciativa, ¿siguen en esa tesis?

EA ha sido garante a lo largo de todo este proceso. Hay que recordar que hace tres años, cuando estábamos haciendo el programa de la coalición, el portavoz de EA decía que tenía que constar el nuevo marco jurídico-político y el derecho de autodeterminación, y había portavoces del PNV que decían que no. Al final ha estado porque EA se empeñó y salió adelante. Y si estamos en el debate de un nuevo marco jurídico-político es por la labor de EA durante muchos años.

El tripartito ha mantenido últimamente en público algunas discrepancias, por ejemplo a cuento del Puerto de Pasaia. Esa relación mediática que mantienen jeltzales y socialistas, ¿cómo afecta al tripartito?

El tripartito es un Gobierno de tres partidos diferentes y una de sus bases es el reconocimiento de la pluralidad, de la sociedad vasca y del propio tripartito. No tiene por qué afectar al Gobierno, siempre que se cumpla el programa de mínimos y las reglas de juego que nos hemos dado.

Cambiando de tema, parece que el PP vasco se haya sumido en una polémica interna sobre su autonomía respecto de Madrid. ¿Qué análisis hace?

Creo que es evidente, pero el problema es que la tutela de Madrid ha sido impuesta por personas del PP vasco y yo creo es que ése es el gran error, que la política del PP vasco se ha hecho por vascos que estaban en Madrid pensando en Madrid. Es el problema que tienen normalmente los partidos de ámbito estatal, que sus líderes, su compromiso político no está vinculado al país sino a su carrera política, y la carrera política la hacen en Madrid y utilizan al País Vasco como peldaño en lugar de utilizarlo como objetivo y objeto de su labor.

¿Qué le parece la marcha de Jaime Mayor Oreja a Europa?

Respetamos las decisiones de otros partidos sobre qué candidatos van a nombrar. Es una apuesta arriesgada la del PP, porque últimamente el señor Mayor Oreja pierde todas las elecciones a las que se presenta.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies