Daña la labor de miles de jueces y magistrados que en todo el Estado español están impartiendo justicia y son la auténtica base de la democracia
-Grande-Marlaska ha impuesto una fianza de 30.000 euros al dirigente del PNV Gorka Agirre, al que ha imputado un delito de colaboración con la red de extorsión de ETA, una situación hasta ahora inédita en Euskadi. ¿Cómo valora la actuación del juez? 

-Me parece un escándalo y un escarnio. Le conozco desde hace muchos años y le expreso mi solidaridad. Además, todas las personas que le conocen saben que Gorka Agirre es incapaz de colaborar con ETA. Por su concepción humanista e ideológica y por su condición de demócrata, es incapaz de colaborar con una vulneración de derechos humanos de cualquier tipo.

-El juez basa parte de sus acusaciones en ‘pinchazos’ telefónicos.

-Aquí hay un doble escándalo, porque el sumario no se conoce, ya que es secreto, mientras está saliendo en determinados medios de comunicación continuamente, lo que constituye una vulneración de las normas básicas de un Estado de Derecho democrático, porque se produce indefensión.

-¿Cómo interpreta las declaraciones del portavoz del PNV, Iñigo Urkullu, cuando dice que «no olvidamos y tomamos nota»?

-No lo sé. Cada uno es dueño de sus propias declaraciones, tendrá que explicarlas él. En cualquier caso, estamos en un momento delicado. Desde EA hemos expresado muchas veces el respeto que nos merece la labor de miles de jueces y magistrados que en todo el Estado español están impartiendo justicia y son la auténtica base de la democracia. Lo que denunciamos es que hay una institución, la Audiencia Nacional, que es un tribunal de excepción. Lo malo es que, por la actuación de una serie de instancias judiciales minoritarias, y que están actuando bajo planteamientos políticos, se está haciendo un flaco favor a la Justicia.

-Batasuna también se queja de sufrir «persecución» policial y judicial.

-La situación de Batasuna es inaceptable desde el punto de vista democrático. Es un anacronismo y supone una contradicción. Cuando se está pensando en hablar con ETA, resulta que con Batasuna no se puede hablar, cuando representa a una parte significativa de esta sociedad. La realidad es que Batasuna, a raíz de la declaración de Anoeta, ha tenido un planteamiento claro de compromiso con las vías políticas y democráticas.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies