Ayer a la noche, cuando volvía a casa después de disfrutar de una Feliz Navidad con la familia y los amigos pensaba en lo que había vivido ese día y la diferencia con otras vivencias que se estaban produciendo ese mismo día. Viendo cada una de esas vivencias se aparecía ante mi una Navidad poliédrica, con muchas caras, muchas de ellas contradictorias, en las que se mezclan alegrias y tristezas, justicias e injusticias, amor e indiferencia, luces y sombras, presentes sólidos, presentes con futuros inciertos,… ante las que surgen muchos ¿porqués?. Porqués que son consustanciales con la Navidad, pues ya estuvieron presentes en la primera Navidad y que sólo se pueden resolver a la Luz de esa primera Navidad.

Entre las varias conversaciones con amistades que mantuve ayer por al tarde, me encontré con familias que experimentaban la celebración de las primeras Navidades sin tener con ellos fisicamente a un ser querido recientemente fallecido y experimentaban como se renovaba el dolor y se mezclaban sentimientos, recuerdos, lágrimas y alegrías en un ambiente al mismo tiempo de serenidad fruto de una Fé profunda y arraigada en esa concepción trascendente de la vida que tenemos los creyentes.

De aqui pasaba a pensar en un amigo de toda la vida que esta manteniendo, precisamente estos días, una dura pelea con el cáncer; y se mezclaban en mi interior el dolor y la emoción, que provocan estas noticias cuando se reciben y se refieren a alguien cercano, con la esperanza de que los médicos consigan su objetivo o de que haya un milagro, y la tranquilidad de que si no lo hay, sus profundas creencias le harán llevar con alegría esos momentos previos a encontrarse con un Dios que es Padre.

Daban vuelta en mi cabeza estas ideas mientras conducía el coche volviendo de dejar en su residencia a mi amigo Jorge, un chaval Colombiano que tuvo que salir huyendo de su País después de que los paramilitares asesinaran a su padre. Y aquí surgía el pensamiento de toda la gente que pasa estas fechas lejos de los suyos, solos en medio de mucha gente que no los ven aunque esten al lado, y de lo dificil que resulta hacer realidad esa bonita palabra solidaridad cuando no se trata de vivirla sobre realidades lejanas sino que se trata de aplicarla aquí al lado nuestro.

De vuelta a Gasteiz, eran ya las diez de la noche, me dirigí a la farmacia de guardia pues me había quedado sin las pastillas de anticoagulante que debo tomar todos los días. Me encontré con una larga cola en la calle en la que todos esperaban pacientemente csu turno con una temperatura cercana a los cero grados. Varios continuaban con su conversación que habían mantenido anteriormente en el servicio de urgencias de Txagorritxu; y a mi me venía a la cabeza que tampoco en Navidad toman tregua los sustos, las preocupaciones los acidentes o las desgracias, aunque quienes nos nos vemos afectados directamente nos enteremos.

En estas estábamos cuando se acercan dos personas, ya entradas en los cuarenta años, bastante cargadas con algo más que alcohol que comienzan a increpar a una de las personas que estaba en la cola esperando a poder comprar una medicina para su hijo que había tenido que pasar por urgencias. Ante el cariz que van tomando las cosas llamamos al 112 avisando de la situación. De las increpaciones se pasa al intento de agresión, a las patadas al coche que obligan a ese ciudadano a marcharse. Siguen las increpaciones a otros que estaban en la fila, pedrada a otro coche,…, unidas a una especie de discurso pseudorevolucioanario de nosostros los pobres ante vosostros los “ricos”; unos ricos que, no había mas que ver, eran gente trabajadora. En breves minutos, que se nos hicieron larguísimos, llegaron unas patrullas de la policía municipal y la ertzaintza que les localizaron en los alrededores. Despues de todo me llegó el turno para comprar las pastillas a la vez que pensaba en los estragos que hizo la droga en una amplia generación que está ya en los cuarenta años avanzados y cuyos restos están ahora formando parte de la marginación de nuestra sociedad.

Según llegaba a casa en la puerta trasera de un Hotel había otra persona urgando en las basuras buscando restos de lo que habían disfrutado -igual que muchos en nuestra casa- una sociedad satisfecha, solidaria con lo lejano, con ese tercer mundo que nos conmueve, y ajena a ese cuarto mundo minoritario pero muy cercano, que coexiste con nosotros y que no acertamos a ver a diario.

Entré en casa con una sensación extraña, preguntandome si todo eso también formaba parte de la Navidad, de una Navidad con muchas caras. Y concluía que si, que eso tan contradictorio, también formaba parte de esta Navidad de 2006 y que solo cabía la posibilidad de reafirmarse en el compromiso diario de saber ver esas caras ocultas de nuestra sociedad y trabajar para poner los medios necesarios para poner remedio a esas necesidades de acompañamiento, atención, consuelo, ayuda, tanto desde el ámbito individual como desde el ámbito colectivo o institucional.

Quizás si nos preguntamos porqué existe esa navidad poliédrica, podremos encontrar un como resolver todas esas situaciones y de seguro que si pensamos en la primera Navidad y en las contradiciones que había alrededor de aquel Portal, tendremos una luz de esperanza de que con nuestro trabajo personal y solidario podremos ir resolviendo todas esas situaciones y avanzando hacia una sociedad más justa, más solidaria.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies