Rafa Larreina, secretario de organización de EA y vicepresidente segundo del Parlamento Vasco es entrevistado en Diario de Noticias de Alava por Miren Ibañez.

Es el momento de apostar por la resolución del conflicto político y a esa apuesta fía Rafa Larreina su apoyo a la fórmula del tripartito, aunque no oculta su temor a que el PNV no lo tenga tan claro. Y ETA, apunta Larreina, ha dinamitado conscientemente pasos en ese sentido al retomar las armas.

vitoria. El imparable devenir de acontecimientos obligó a hacer esta entrevista en dos capítulos, arrollada por la constitución de ayuntamientos y de las Juntas Generales. Con los focos colocados en consistorios y diputaciones y aún asimilando la ruptura del alto el fuego por parte de ETA, los pasillos del Parlamento Vasco han contemplado apacibles en estos siete días los últimos coletazos del periodo de sesiones, un entorno propicio para el relajante sonido de una fuente que inunda el despacho del vicepresidente segundo del Legislativo, un espejismo en forma de salvapantallas de ordenador, igual de ficticio que esa tranquilidad, amenazada nuevamente por la organización armada.

¿Cómo ha recibido la decisión de ETA de oficializar la ruptura del alto el fuego? Una decisión quizá esperada después del atentado en Barajas…

Esperada, pero yo esperaba que no se produjese. Es una noticia triste que me dejó muy mal sabor de boca, sobre todo porque es una traición al pueblo vasco, no ayuda a avanzar en la resolución del conflicto sino que pone más obstáculos. Desde el punto de vista humano es inaceptable, apuesta por el dolor. También tenemos una cierta sensación de desengaño, de que no se ha jugado limpio con la valentía que ha tenido EA a la hora de apostar por la resolución, el diálogo, por esa mesa de partidos en la que al final tenemos la sensación de habernos quedado solos.

Al inicio del alto el fuego parecía que ese modelo de dos mesas era el definitivo. Ahora, ¿servirá en el futuro?

Yo creo que es el único modelo que puede posibilitar una salida, porque precisamente deslinda los campos. No es la primera vez que se plantea, porque en 1982 el lehendakari Garaikoetxea ya lo propuso. Recuerdo fotos en los medios de comunicación, en el hotel Gasteiz, la mesa preparada en el primer piso. Y ETA dinamitó aquella reunión con sendos atentados la víspera y la antevíspera, asesinando a varias personas. Ahí estuvieron a punto de sentarse todos los partidos, desde lo que hoy es el PP a Batasuna. Pero terminará siendo posible, es la única salida que hay.

Pero ha fracaso dos veces…

Pero eso nos tiene que llevar a otra reflexión. Hemos hablado mucho del modelo irlandés, y yo creo que está agotado. El único modelo posible es el escocés. En Escocia, con un rechazo total a la violencia es como se está avanzando hacia la independencia: en mayo pasado hubo unas elecciones y hoy hay un presidente independentista, en el seno de la UE. Y lo han conseguido sin violencia, siendo claros en los planteamientos y tienen un compromiso de que este gobierno convocará un referéndum. Ésa es la salida: ninguna violencia y acuerdo en Escocia, porque allí los acuerdos no los hacen en Londres, sino en Edimburgo. ¿Cuál es la experiencia de este proceso? Que todos han ido a buscar su acuerdo particular y al final han caído en el juego de negociar con Madrid, ETA también, y eso es hacer el juego a los intereses del Estado. La solución está en hacer los acuerdos políticos en Euskal Herria, y desde ahí se puede avanzar por vías estrictamente pacíficas a un escenario con un lehendakari independentista, una posición común y fuerte de todas las fuerzas abertzales en Hego Euskal Herria para buscar un acuerdo con el conjunto de las fuerzas políticas aquí, independientemente de lo que diga Madrid, y que se materialice con el respaldo de la ciudadanía.

Pero en ese planteamiento el paso previo es la ausencia de violencia y ETA en su último comunicado reivindica la lucha armada para defender su papel político.

Me parece muy bien que ETA defienda sus propuestas políticas, lo que le exijo es que lo haga por vías pacíficas y democráticas. Muchos dicen que ETA se disuelva , a mí me da igual, pero que renuncie a la estrategia de la violencia. Lo puede hacer directamente, declarándolo, o decir que delega su representación política en el mundo de Batasuna y aborda mientras tanto la solución de los problemas técnicos con el Gobierno.

De sus palabras parece deducirse que entiende que uno de los escollos del proceso ha sido el monopolio sobre él de Batasuna, PSOE y PNV.

El responsable de la ruptura de la tregua es ETA y punto. Pero también hay que denunciar la mala gestión de todo el proceso, tanto por parte de Batasuna, como del PSOE y del PNV, los tres en el mismo nivel porque todos han caído en la trampa de buscar esa negociación privada, con Madrid. Lo que no cuestionamos es la buena voluntad, pero las cosas no se hacen sólo con buena voluntad.

¿A qué se refiere cuando habla de mala gestión?

Seguramente el Gobierno de Zapatero tenía un desaforado interés en controlar el proceso e impide en una primera fase que se constituya la mesa de partidos. Por parte del PNV, también ha habido el interés tradicional de decir yo soy elemento fundamental de este país , esa mentalidad prepotente que les lleva a veces a no reconocer la pluralidad del país. Y Batasuna ha admitido esos planteamientos y ha entrado en ese juego de la negociación con Madrid pero a corto plazo. Todo eso ha impedido que el proceso avance y yo creo que la no constitución de la mesa de partidos al comienzo del verano pasado ha estado en la raíz de todos los males, porque al final ha llevado la negociación a la mesa del Gobierno con ETA y esa negociación es muy difícil, complicada, no tiene futuro y es inasumible desde el punto de vista democrático.

¿Cree que ese nuevo clima que parece haber surgido de la reunión entre Zapatero y Rajoy supondrá una vuelta a políticas pasadas, como expresó el Gobierno Vasco?

Espero que no, porque aquella experiencia se ha visto en la práctica que no lleva a ningún sitio.

Parece que en esa reunión también estuvieron sobre la mesa Álava y Navarra. ¿Le preocupa que la gobernabilidad de esos territorios haya estado a debate en La Moncloa, que influyera por ejemplo en Pamplona?

Ha habido indicadores muy claros, tanto en Álava como en Navarra, de que la sociedad quiere cambio. Y es una irresponsabilidad por parte del PSN decir que no acepta los votos de ANV, por ejemplo. Ese avance político se podía hacer a través del acuerdo de NaBai y PSN y ahí EA había apostado de forma muy importante, y quiero poner en valor además el esfuerzo de EA, porque nos correspondía la cabeza de lista del Ayuntamiento de Iruña. Y ahí también han jugado un papel muy negativo ANV y ETA. Habría que preguntar por qué ETA no hace pública su decisión antes de las elecciones cuando ya la tenía tomada. Y por qué sí la hace pública antes de que se puedan constituir las instituciones en Nafarroa, sabiendo que con su decisión seguramente hacía imposible ese cambio necesario.

Visto lo visto el miércoles en el Parlamento navarro y las Juntas alavesas, ¿cree que hubo algo más en La Moncloa que una reunión palaciega, como decía Begoña Errazti?

Pues yo creo que sí, que los hechos están demostrando eso. Al final es un motivo de reflexión para todos. A EA nos reafirma en nuestra apuesta por resolver nuestros problemas aquí y no en Madrid. Desde el ámbito de las fuerzas políticas abertzales tenemos que hacer un esfuerzo importante de cerrar filas en torno al derecho de decisión de la sociedad vasca y precisamente plantear desde una posición sólida y coherente el conflicto político con el Estado, en clave exclusivamente política. Y es otro elemento de reflexión para los que pueden estar alrededor de lo que se autodenomina ahora ANV, Batasuna, etc., en el sentido de que los conflictos políticos sólo se resuelven por vías políticas, porque la pervivencia de la violencia conlleva la no resolución del conflicto político.

Centrándonos en el escenario alavés. ¿El pacto PP-PSE para la Mesa de las Juntas será el que se traslade a la Presidencia de la Diputación?

A mí me preocupa que PSOE y PP cometan el mismo error que en la legislatura anterior: darle el gobierno a una fuerza política para luego impedirle gobernar. Eso es una irresponsabilidad tremenda con el conjunto de los alaveses, empezando por sus propios votantes. Y creo que si cometen otra vez ese error lo van a pagar muy caro en las próximas elecciones, porque la gente se va a dar cuenta de que han primado intereses partidistas muy alejados del interés general. Es lo que hizo el PSOE con el PP y quizá ahora el PP lo quiere tomar como venganza.

Se lo pregunto de otra manera. El acuerdo del tripartito en torno a María Jesús Aguirre, ¿alcanza también a Xabier Agirre?

Yo creo que es un acuerdo que tiene virtualidad de gobierno. Alguien puede decir, bueno, éste también es un gobierno en minoría; pero es un gobierno con una mentalidad integradora, de diálogo, y eso será mucho más estable que un gobierno que al final estáen contra de y que seguramente no tendrá posibilidades de gobernar con eficacia.

Defienden la opción del tripartito, pero también les ha tentado el PSE…

En la actual coyuntura, es importante reforzar la apuesta política que hay detrás del Gobierno Vasco y eso es apostar por el derecho a decidir de la sociedad vasca, por la necesidad de poner a todas las instituciones a trabajar en favor de la resolución del problema político de fondo. Por eso nuestra apuesta es clarísima. Podríamos estar ideológicamente, desde el punto de vista de políticas sectoriales, más a gusto con el PSE que con el PNV. Pero ahora tenemos que abordar la situación en clave de país. Por eso hemos apostado por esa fórmula del tripartito, muchas veces quedándonos en solitario, porque ha habido sectores importantes del PNV que no han acompañado.

¿Comparte el PNV alavés esa misma claridad en su apuesta por un acuerdo con EA y EB?

No lo sé, yo espero que sí, pero claro, no decido por el PNV.

Lo sucedido en Azpeitia y Zumaia ¿ha perjudicado a esa alianza?

Eso no debe influir en ningún ámbito. Nuestra Ejecutiva Nacional ha dicho con toda claridad que no está de acuerdo con esas decisiones, que estamos trabajando para intentar recuperar los acuerdos. Pero creo que si eso se utiliza como disculpa para otras cosas será eso, una disculpa. El acuerdo se ha cumplido de forma generalizada, en otras ocasiones también ha habido excepciones no queridas a los acuerdos, pero convertir eso en una cuestión de Estado, por decirlo de alguna forma, me parece que no deja de ser una irresponsabilidad o una disculpa para justificar otro tipo de decisiones. Lo que no admitiré nunca son acusaciones de deslealtad. Porque si hablamos de deslealtades, habría que ver qué papel han jugado ciertos medios de comunicación públicos, y algunos privados también, en los meses pasados. ¿Qué es más deslealtad? ¿Eso, con un socio de gobierno, o excepciones no queridas? Pero ése no es buen camino para seguir adelante.

En los primeros momentos miembros de la dirección de EA en Gipuzkoa acusaron incluso a integrantes de la Ejecutiva Nacional del partido de conocer la situación…

Eso es totalmente falso. Las decisiones que en su día tomó la Ejecutiva Nacional fueron por unanimidad y se han intentado llevar a la práctica también por unanimidad. Y la decisión de trabajar para recomponer la situación también ha sido unánime. Eso no tiene ninguna base y quien lo dijo igual lo hizo en un momento de calentón, pero no dice la verdad.

A estas alturas, ¿será posible restituir al PNV en esas alcaldías?

Ése es un tema que estamos trabajando, hay que hablarlo menos en los medios y trabajar más.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

3 comentarios en «“Habría que preguntar a ETA por qué no hace su anuncio antes del 27-M y sí antes de formar las instituciones navarras”»
  1. Ni yo no entraria en si son o dejar de ser alcaldias de EA. Lo que tengo bien claro es que no son del PNV, si no ha sido capaz de ganarselas en las urnas con una mayoria absoluta, y si no ha sido capaz de ganarlas con pactos post-electorales, mala suerte.

    Ahora que no se como esperaban la alcaldia de Zumaia, despues de haber expulsado a EA del equipo de gobierno

  2. Creo que EA y PNV antes de tomar decisiones drásticas deben pensar en los pueblos que hay que gobernar. ¿Cual de los dos partidos puede garantizar una mayoría de gobierno en cada pueblo? Me temo que el PNV es el que lo tiene mas difícil pues sino habría conseguido la alcaldía. Lo que no es de recibo es intentar imponer un alcalde, aunque sea el de la lista más votada, que luego no tenga la mayoría suficiente para gobernar. Si se hace su partido igual se queda satisfecho, pero los que viven en ese municipio seguro que se ven perjudicados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies