Larreina en DeiaReproduzco el artículo publicado esta semana en “Astekari digitala”

El vicepresidente segundo del Parlamento Vasco y secretario de Política Institucional de Eusko Alkartasuna efectúa un análisis sobre la reforma antiterrorista, tras asistir al Foro Internacional.

15/03/2008

“Uno de los efectos más perversos del terrorismo, de la estrategia de la violencia, es la asunción por parte de responsables políticos, institucionales, y por la propia sociedad, de la praxis de quienes ejercen la violencia, de los terroristas.

Esta nueva versión del síndrome de Estocolmo, caracterizada por la negación de una base ética estable sobre la que construir cualquier marco de convivencia humana, que supone la asunción del principio de que el fin justifica los medios, toma carta de naturaleza y lleva consigo la negación de la libertad, el recorte de libertades. Este recorte de libertades, se constituye en medio para conseguir sus objetivos tanto por parte de quienes ejercen la violencia y el terrorismo, como por parte de quienes dicen estar al servicio de la defensa de la democracia.

Esta nueva versión del tradicional debate sobre la falsa dicotomía “seguridad versus libertad” tiene en la actualidad una especial vigencia. El debate suscitado en su día en el Reino Unido sobre la necesidad de permitir la tortura para evitar actos de terrorismo, y el actual respaldo activo del Presidente de Estados Unidos a la legalización de la tortura son un claro exponente del sombrío panorama internacional que se cierne sobre la defensa de los derechos humanos y la salvaguarda de las libertades.

En el estado español el panorama no es mucho más alentador. Alrededor de la problemática que suscita el llamado conflicto vasco se ha ido imponiendo una praxis permanente y progresiva de recorte de libertades. La legislación antiterrorista, apoyada en la necesidad de luchar contra el terrorismo, se ha identificado con el recorte de libertades y derechos fundamentales como son la libertad de expresión, de manifestación, asociación política o libertad de prensa. La presunción de inocencia o la condena y lucha activa contra la tortura brillan por su ausencia.

Recientemente juristas internacionales se escandalizaban de la evolución de la práctica penal en el estado español, subrayando que no tenía nada que ver la interpretación procesal penal de conceptos como colaboración con banda armada o apología del terrorismo, que se daba en los años 1970, con la que se mantenía en la década de los noventa, o con la actualmente vigente en 2008. Conductas que en 1980 no eran constitutivas de delito por entrar en el ámbito de la libertad de expresión hoy en día pueden ser objeto de condenas por delito de colaboración con banda armada.

Bajo la bandera de la defensa de la democracia se asumen los medios de quienes están en la estrategia de la violencia, del terrorismo, y se compite con ellos en el recorte de libertades y en la debilitación de la democracia.

Por esta razón es urgente poner fin a esta versión del síndrome de Estocolmo, abandonar la restricción de derechos y libertades y reforzar ética y democráticamente el estado de derecho en su lucha contra la estrategia de la violencia. La democracia nunca se defiende, nunca se fortalece con el recorte de libertades, con la asunción de los métodos de quienes se mueven en la estrategia de la violencia, de quienes vulneran los derechos humanos y niegan las libertades”.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

5 comentarios en «“El nuevo síndrome de Estocolmo”»
  1. Todo el día pedaleando con las mismas cosas. Seguid haciéndolo y la sociedad os seguirá dando la espalda. El tema aburre.

  2. Ese es nuestro Rafa!

    Contra el delito de apología del terrorismo y contra el de colaboración con banda armada. Te recuerdo que gracias a estas dos atrocidades se han podido evitar muchas muertes.

    Eso sí, luego no nos sermonees con tu presencia y sufrimiento en los funerales de las víctimas. Suena a maníaco-depresivo

    Agur

  3. No hablamos siempre de las mismas cosas Benet; lo puedes comprobar en este enlace donde aparecen todas mis intervenciones en el Parlamento (http://www.parlamento.euskadi.net/fichas/c_030_int_SM.html)

    Y no es cuestión de inocencia naif, Markel; es una cuestión de compromiso con los derechos humanos y las libertades y de una premisa ética fundamental: el fin nunca justifica los medios.

    Mira Navarrensis, te puedo asegurar que por la actual aplicación del delito de apología del terrorismo y de colaboración con banda armada, desgraciadamente no sólo no se han evitado muertes sino que, al menos en algunos casos, se ha conseguido que algunos se unan a los violentos, al terrorismo.
    Y tranquilo que, gracias a Dios, creo no encontrarme en el colectivo de riesgo para caer en enfermedades maniaco-depresivas

  4. Y no es cuestión de inocencia naif, Markel; es una cuestión de compromiso con los derechos humanos y las libertades y de una premisa ética fundamental: el fin nunca justifica los medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies