Esta mañana el EUSTAT hacía públicos los últimos datos económicos que confirmaban lo que, de una forma u otra, todos esperábamos que también aquí iba a ocurrir: un nuevo trimestre en el que se producía una disminución de la actividad económica. Este trimestre de crecimiento negativo se unía al anterior y nos confirma que técnicamente estamos ya en recesión económica. La recesión que ya había llegado a casi toda Europa y a España, también ha llegado a nuestro País.

Simultáneamente, otra noticia ha ocupado los medios este fin de semana: la ilegalización de la candidatura internacionalista que pretendía concurrir a las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Si lo unimos a la ilegalización que se produjo en el trimestre anterior que impidió que una lista abertzale pudiese concurrir a las elecciones al Parlamento Vasco, podríamos decir que técnicamente estamos ante una recesión democrática pues durante dos trimestres consecutivos se ha recortado, han disminuido libertades democráticas fundamentales.

Creo que tanto en un caso como en otro no podemos dejarnos llevar por el discurso, en cierta forma auto complaciente, de que se trata de una crisis global,mundial o de que se trata de una política española de recorte de libertades. Creo que como Euskal Herria, como sociedad vasca, debemos reaccionar con una estrategia propia y dar respuesta a ambas recesiones.

Es cierto que la actual recesión económica tiene su origen en un modelo económico neoliberal que se había reforzado en las últimas décadas y que estaba basado en una economía especulativa; también es cierto que esa economía especulativa, que se ha dado en denominar gráficamente como burbuja financiera y burbuja inmobiliaria no era característica de la economía vasca que es una economía de base productiva; sin embargo no es menos cierto que el modelo de sociedad, de estilo de vida, que está detrás del modelo económico en crisis, se encuentra perfectamente incardinado también en la sociedad vasca. La cultura consumista, poco sostenible económica, social y medio ambientalmente, forma parte de nuestra cultura.

En el caso de la recesión democrática también podríamos decir que no forma parte de nuestra cultura y esconder la cabeza debajo del ala. Es cierto que detrás de este recorte de libertades democráticas se encuentra el nacionalismo español excluyente que antepone su “desideratum” de nación imperial a cualquier consideración democrática. Pero no es menos cierto que en nuestra sociedad también hay actitudes excluyentes, desprecio a la voluntad mayoritaria de la sociedad y, por otro lado, una cierta indiferencia y desapego a la hora de defender derechos fundamentales cuando estos son vulnerados en relación a colectivos que también han sido silentes, cuando no han mostrado indiferencia ante asesinatos y atentados contra la vida e integridad física, psicológica y moral de otras personas.

Ante esta doble recesión creo que desde nuestro País debemos dar una respuesta propia y para eso es necesario impulsar un espacio político soberanista que refuerce un modelo económico social alternativo al neoliberal que prime las personas sobre las cifras y, simultáneamente, desde esa concepción social avanzada progresista defienda una cultura de la paz comprometida con la defensa activa de todos los derechos humanos sin excepciones, para que la libertad sea una vivencia real para cada persona.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

2 comentarios en «RECESIÓN ECONÓMICA Y RECESIÓN DEMOCRÁTICA»
  1. La recesión democrática ya es palpante,comparto el artículo que escribes ya que la libertad democrática está siendo disminuida lo cual es grave.Por otro lado en plena recesión económica en la que nos encontramos, comparto también que la burbuja financiera y mobiliaria no ha sido característica de la economía vasca puesto que ésta ha estado sumergida en la producción.Ante esta doble recesión no cabe pensar más que en una concepción social progresista que defienda (resulta ridículo decirlo puesto que es evidente) Los Derechos Humanos.Un espacio Político Soberanista, representado por la mayoría de la sociedad vasca,podría impulsarlo correctamente.

  2. Si realmente la economía vasca estaba basada en la producción industrial no entiendo por qué el anterior GV y concretamente el departamento de trabajo dirigido por EA, han permitido la desprotección absoluta de los trabajadores de la industria que, al primer envite de la crisis nos hemos quedado colgados de la brocha, afectados por ERE’s con el visto bueno de ese departamento o por despidos con indemnizaciones miserables.
    Luego nos extrañamos de que los jóvenes no quieran estudiar, si vivímos en una sociedad donde se paga mil veces más a uno por dar patadas a un balón o por hacer el ganso en cualquier reality show.

Responder a hemengoa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies