El lunes que sigue al domingo de Pentecostés es tradición que las gentes de Bernedo celebremos la romería a San Tirso. No todos los años puedo sumarme al evento, pero lo hago siempre que puedo y este año he podido. Hemos comenzado la romería en las campas de la ermita de Nuestra Señora de Okon a las 9 de la mañana con la subida a la ermita de San Tirso que está en lo alto de la sierra de Cantabria. Hoy el buen tiempo acompañaba y se agradecía la sombra que nos ha brindado el hayedo casi hasta el collado. Con distintos ritmos y en pequeños grupos hemos ido ascendiendo y superando los casi seiscientos metros de desnivel que, a lo largo de unos cinco kilómetros, separan las campas de Okon con la ermita de San Tirso que se encuentra en la cota de los 1300 metros.

He acusado la falta de entrenamiento y, una vez más, he vuelto a hacer propósitos de recuperar la costumbre de ir al monte con más frecuencia que la de una vez al semestre. Mientras íbamos subiendo, la paz del hayedo ayuda a desconectar del barullo diario a la vez que resurgen recuerdos de historias oidas de pequeño a los abuelos y a mi aita sobre las vicisitudes de las diferentes imágenes de San Tirso, que tan pronto eran objeto de disputa entre los habitantes de Bernedo y Kripán, como eran sujeto de robos e incluso su desaparición era objeto de rumores de fundiciones del bronce para abastecer necesidades de municiones en épocas de guerras carlistas. Entre recuerdos y comentarios sobre parentescos entre quienes tenemos el apelativo “Malatsa”, llegamos al collado donde nos espera un buen amaiketako para recuperar fuerzas, amenizado por una trikitrixa a> que año tras año nos acompaña en este día.

Una vez recuperadas fuerzas hemos entrado a la ermita para realizar la plegaria pidiendo protección al Santo sobre las cosechas. Esta ermita se encuentra dentro de una cueva y forma parte de las ermitas y cenobios visigóticos que se encuentran concentrados alrededor del bosque de Izkiz, entre los municipios de Bernedo y Trebiño, y que alguien calificó en su día como la “Capadocia del País Vasco”. Una vez finalizadas las oraciones, y ya fuera de la ermita, se lanzan dos cruces, hechas con ramas de boj,  a las dos vertientes de la sierra como símbolo de protección a las cosechas tanto de la montaña como de la rioja alavesa.

La bendición de los campos que en otras ocasiones se hace desde el collado, este año se hace en las campas de Okon, pues la salud del buen párroco de Bernedo no está para afrontar los casi seiscientos metros de desnivel.

Son ya mas de las doce cuando comienza el descenso hacia Okon donde tendrá lugar la Misa y la bendición de los campos antes de la comida popular que organiza el Ayuntamiento. En mitad de la bajada, junto al haya marcada por una cruz, se vuelve a cumplir la tradición de volver a implorar la protección del Santo sobre las cosechas.

Ya en Okon se produce el tradicional encuentro con otras muchas personas que bien por edad, trabajo u otras circunstancias no han podido subir arriba. Saludos a esa familia extensa de primos y primas segundas y terceras, amigos de la cuadrilla de la infancia; anécdotas que hacen renacer esa “pequeña memoria histórica” de la vida de cada cual que es especialmente entrañable; y ocasión de conocer a nuevas personas que te abren nuevos horizontes con sus experiencias vitales. Al comienzo de la tarde vuelta hacia Gasteiz, disfrutando de los buenos ratos pasados, de ese oasis de tranquilidad y sosiego, y pensando ya en el próximo año donde si Dios quiere volveremos a San Tirso y nos volveremos a reencontrar con nuestras raíces.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

2 comentarios en «Cita anual en San Tirso»
  1. Hola Rafa, soy Ana vecina de Bernedo. Rebuscando cositas de Bernedo me he encontrado con este artículo y me ha hecho recordar cosas. Tú no lo recordarás pero cuando estaba embarazada de mi primera hija, te llamé para buscar tu apoyo porque queríamos abrir la haurreskola en Bernedo, me prestaste todo tu apoyo y ayuda para lo que quisiéramos y siempre me acuerdo de tí por eso.
    Conseguimos abrir la haurreskola y aunque Arrate no fue por circunstancias de la vida, mi marido murió de cáncer y me marché a vivir durante dos años a Vitoria.
    Luego regresé y aquí vivimos.
    Espero verte algún año en la romería a San Tirso, mis niñas hacen pira en la ikastola ese día y subimos toda la familia. Yo ya te he visto algún año pero me ha dado un poco vergüenza acercarme a tí para agradecerte aquella conversación que tuvimos y el apoyo que me ofreciste.
    Gracias Rafa,
    un abrazo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies