Hoy he participado como ponente de una de las mesas redondas que ha tenido lugar en el Curso de Verano “Polítika 2.0 ¿Podemos reinventar la democracia a través de la participación?” que la Universidad del País Vasco está celebrando en el Palacio Miramar de Donostia. La verdad es que me hubiese gustado poder asistir al resto de las sesiones del curso, pero los acontecimientos de los últimos meses y el proceso congresual de EA no me ha dejado tiempo para haberme implicado más.

La sensación que he tenido, después de escuchar a mis colegas de mesa y así se lo he expresado a la presidenta del Parlamento Vasco que ha clausurado el curso, es que la mayoría de las gentes de la política están todavía en la fase de política 1.0

En todo caso creo que no hay que desesperar y que, sumando esfuerzos entre todos, podremos ir avanzando hacia una cultura de participación ciudadana, de profundización en la democracia Para ello es importante plantear la reflexión, “pensar en alto” entre mucha gente y abrir el debate. Os planteo a continuación las reflexiones que he trasladado esta mañana en Miramar como “cebado de bomba” de una reflexión conjunta en la que me gustaría conocer vuestras opiniones y contar con vuestras aportaciones.

El panel tenía como tema “Las instituciones ante la web 2.0” y he comenzado la reflexión subrayando que las instituciones no son nada sin las personas que las conforman y sin la sociedad –también formada por personas individuales- a la que representan y que, precisamente lo que había que conseguir es cambiar la cultura de dichas personas.

Después de cuestionar el título de la mesa redonda –alguien dirá que hoy estaba un poco picajoso-también he puesto mis objeciones al nombre del curso subrayando que no hay que reinventar la democracia, hay que hacerla efectiva, impulsando la democracia participativa frente a la democracia formal, impulsando un republicanismo cívico que convierta a cada persona en ciudadana, consciente de sus derechos y de sus responsabilidades, un republicanismo cívico que consiga el empoderamiento real de la ciudadanía.

¿Cómo podemos hacer esto? ¿cómo podemos impulsar la participación? Indudablemente la filosofía que está detrás de la web 2.0 aplicada a la política -lo que hemos venido en denominar Política 2.0- puede convertirse en un instrumento potente y eficaz para conseguir ese objetivo.

¿Reinventaremos la democracia con la política 2.0? Radicalmente, la respuesta es no. Lo que tenemos que hacer, en mi opinión, es democratizar la web 2.0, la política 2.0

La realidad, hoy en día, es que en la política 2.0 estamos muy pocas personas. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que se trata de un grupo de “ilustrados” que van por delante -incluso alguien dirá que un poco “frikis”-, pero que no son representativos de la sociedad, aunque tengan una notoriedad importante. Es más, esta notoriedad los puede convertir en un efectivo “lobby” pero insisto, hoy por hoy, no constituye un canal de representación democrática.

Al hablar de las tecnologías de la información y la comunicación solemos hablar de la necesidad de acabar con la brecha social, la brecha digital. Y lo hacemos, demasiadas veces, con una visión muy economicista, o con más propiedad, muy neocapitalista: al final se trata de que todo el mundo “tenga” “compre” “consuma” los aparatos y se impulse un sector económico industrial y de servicios. Sin embargo, yo soy partidario de insistir en el ámbito del ser, en vez de promocionar el ámbito del tener; por eso considero necesario impulsar la sociedad del conocimiento y plantear la reivindicación del concepto de “hipoteca social” sobre el conocimiento.

Por aquí es por donde realmente se puede profundizar en la democracia, hacerla real. Suele ser conclusión común de los analistas políticos que cuando, en un estado dictatorial, se hace efectivo el derecho a la educación de toda la ciudadanía, entonces se está a las puertas de la democratización de dicho estado. Educación, conocimiento y libertad están muy unidos.

Pues bien, también en los estados formalmente democráticos avanzaremos hacia la democracia real si profundizamos en la sociedad del conocimiento, si avanzamos en la filosofía 2.0

Para conseguirlo tenemos que lograr que las personas que están en las instituciones, “cambien el chip”, aprendan a escuchar, se comprometan a escuchar, que es el primer paso para iniciar un diálogo abierto y constructivo, y tomen la decisión de impulsar políticas que doten al conjunto de la ciudadanía de los medios e instrumentos tecnológicos que hagan posible, junto con la formación, el cambio de cultura en favor de la democracia participativa. Porque con escuchar, no es suficiente, hay que conseguir que todas las personas tengan igualdad de oportunidades para hacerse oír; y en esto consiste precisamente ese objetivo, esa necesidad de democratizar la web 2.0

Esta es la tarea importante, y también urgente, que tenemos quienes nos movemos en la Politika 2.0: conseguir que todas las personas puedan hacerse oír, que quienes estén en las instituciones quieran y sepan escuchar, y que, entre todas esas personas -de dentro y de fuera de las instituciones- podamos decidir.

Por Rafa Larreina

Nací en Vitoria-Gasteiz en 1956. Estudié Económicas en la Universidad del País Vasco, PLGP2007 del IESE y, he sido Diputado de AMAIUR en el Congreso durante la X legislatura (2011-2015), y de 1990 a 2009 Parlamentario Vasco, siempre dentro de Eusko Alkartasuna. También he sido vicepresidente segundo del Parlamento Vasco en la VIII Legislatura. En cuanto a mis intereses, las asociaciones a las que pertenezco creo que los reflejan bastante bien: Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, internet&euskadi, Club de montaña Gasteiz, Greenpeace y la Asociación Cultural Hegoalde de fomento del euskara. Pero sobre todo, soy un ciudadano más, con voz propia en este blog y dispuesto a hablar de cualquier tema contigo.

4 comentarios en «DEMOCRATIZAR LA 2.0: Tarea de la Politika 2.0»
  1. DEMOCRATIZAR LA 2.0: Tarea de la Politika 2.0…

    En este post,Rafa Larreina recoje su intervención en los cursos de verano de la UPV en Donostia, y la plantea como “cebado de bomba” para la reflexión conjunta. Quiere conocer opiniones de la gente y contar con sus aportaciones. Es interesante y …

  2. Hola Iker:
    efectivamente el post recoge la intervención en el curso de verano con un contenido escrito pensando en “iniciados”.
    De forma sencilla la diferencia entre la web 1.0 y la 2.0 radica en que la primera es unidireccional: se comunica información, se traslada mensaje, datos; hay un emisor que envía información y uno o varios que reciben.
    Mientras que la web 2.0 se caracteriza por la interacción: la información fluye en los dos sentidos; el emisor no solo emite, sino que recibe, enlaza, interactua.
    Aplicado a la política la web 2.0 es una cierta revolución, es un cambio importante para la vida de la fuerzas políticas y de la acción de gobierno y oposición.
    Mientras que en la política 1.0 los partidos emiten, lanzan sus mensajes, sus propuestas -un ejemplo práctico son las campañas electorales-, en la política 2.0 los partidos reciben mensajes, valoraciones, propuestas de la sociedad y deben valorarlas y darles respuesta -un ejemplo son los modelos participativos, los nucleos de intervención participativa en que la ciudadanía interviene en el diseño, elaboración y aplicación de las políticas concretas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies